cerrar facebook twitter Google+ Youtube Instagram
23 de octubre de 2017
Envío gratis
0

Sin productos

Total: 0,00 €
Formalizar compra
Buscador
9 de enero de 2017
Historia de dos amazonas
En 1992, William Messner-Loebs era dueño de una reputación intachable como guionista. Era un autor versátil, inteligente e inclasificable. También era un magnífico dialoguista que se desempeñaba con igual eficacia en tebeos de aventuras (Jonny Quest), de superhéroes (Flash), de ambiente so­brenatural (Doctor Fate), e incluso de humor y filosofía (Epicurus the Sage). Sus historietas eran amenas; sus personajes, entrañables; y toda su obra destilaba una sensibilidad muy especial que convertía su lectura en una experiencia gozosa y única. Cuando se hizo cargo de Wonder Woman, se enfrentó a un reto de envergadura: reemplazar a George Pérez (que había edificado la versión moderna de la amazona a lo largo de más de 60 episodios). El resultado, sin embargo, estuvo a la altura de las expectativas y superó sin arrugas el escollo del tiempo. A día de hoy, sigue siendo una lectura fresca, inteligente y entretenida.

La portada del número 62 de Wonder Woman advertía del fin de una era para la heroína. La cu­bierta del número 63, fechada en junio de 1992, anunciaba el inicio de otra. Bajo un nuevo logotipo, una espléndida ilustración de Brian Bolland venía acompañada del rótulo “She’s back” (“Ella ha vuelto”). A modo de preludio, Messner-Loebs había hecho su aparición, acompañado por la dibujante Jill Thompson, en un especial de Wonder Woman. Fue el inicio de una larga etapa que culminó con el establecimiento de Mike Deodato Jr. como artista titular en septiembre de 1994 (tras una intervención puntual en el número 85).

Durante la quincena de episodios previos a la venida de Deodato, Messner-Loebs (asociado a dibu­jantes como Lee Moder, Paris Cullins o Jeff Parker) confrontó a Wonder Woman con Deathstroke, con el Mago Blanco y con el crimen organizado de Boston. También la condujo al espacio exterior, la puso bajo el yugo de una tiranía extraterrestre y, una vez liberada, la obligó a buscar em­pleo en la Tierra. Además, creó una galería memorable de personajes secundarios que enriquecía la cabecera con un entramado de relaciones muy peculiar.

Aprovechando la presencia de Deodato, el guionista imprimió un giro a la trama e introdujo la figura de una nueva Wonder Woman llamada Artemisa (a la que dedicó posteriormente la serie limitada Artemis: Requiem). Los episodios recogidos en este volumen explotan la conflictiva relación entre ambas y ponen punto final a una de las etapas más felices en la trayectoria reciente de la Princesa Amazona. Cuando Messner-Loebs y Deodato dieron su etapa por concluida, pusieron en aprietos a su sucesor (¡ni más ni menos que John Byrne!). Pero eso, como suele decirse, es otra historia.

Jorge García

Artículo publicado en el volumen Grandes autores de Wonder Woman - William Messner-Loebs, Mike Deodato, Jr.: El torneo ¡Ya disponible en vuestra librería habitual!

Previa de Grandes autores de Wonder Woman - William Messner-Loebs, Mike Deodato, Jr.: El torneo
Zona Negativa - La pequeña forastera: Siúil, a Rún 1
FreekMagazine - "Ring Circus", David Chauvel, Cyril Pedrosa